Curiosidad, motor del aprendizaje y la educación

Innovar para educar
28 mayo, 2019
juego educación
¡Atrévete a jugar! beneficios del juego en la educación
12 junio, 2019

Curiosidad, motor del aprendizaje y la educación

curiocidad educación

El saber, una búsqueda interminable. Las personas y los pueblos desde que existen civilizaciones han generado conocimiento. Ya sea desde la astrología, mitología o las ciencias, siempre hay un anhelo de saber más, de comprender un poco más este lugar que llamamos tierra. Y donde sea que se genere conocimiento, hay enseñanza. Donde hay cultura hay aprendizaje, es decir que donde hay personas hay educación. Las formas de educar y de aprender cambian a medida que lo hacen las culturas. Mientras más avanzan y se complejizan las sociedades, también lo hacen los saberes. La escuela es un espacio de formación de ciudadanos, de sujetos sociales. Donde los estudiantes aprenden a vivir en comunidad. Por tanto el profesor, dentro de su pequeño alcance, puede ser un modelador de la realidad social.

Por otro lado la curiosidad no hace falta enseñarla, al igual que la risa sale espontáneamente y nos posee de imprevisto. En las escuelas se enseña a controlarla o reducirla. Como si quienes enseñan hubieran olvidado que fue ella la que generó los conocimientos en primer lugar. Todos los grandes científicos de la historia lo han sido gracias a su curiosidad y romper un par de reglas. Gracias a ellos la humanidad ha “avanzado” o mejor dicho cambiado. La curiosidad flamea en los corazones y las cabezas de los niños sedientos por nuevas experiencias y aprendizajes.

Como profesores debemos procurar avivar esa llama. Potenciarla, estimularla y guiarla. De la curiosidad surge la innovación. Generemos mentes inquietas, que buscan caminos nuevos y que no se conforman con la primera respuesta que se les da. Nos debemos poner como meta generar cada clase nuevos desafíos para nuestros estudiantes, fomentar su autonomía del aprendizaje y premiar la iniciativa propia. Es igualmente importante enseñar valores y ética para la realización de tareas y trabajos. Debemos evitar caer en el frenesí de prueba tras prueba que no tienen sentido. Tenemos la oportunidad de utilizar las tecnologías para cada día proponer una actividad diferente. Gracias a numik puedes hacer que tu tiempo no sea consumido por la corrección de pruebas y dedicarlo a lo que realmente importa, enseñar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *