Tips para optimizar el trabajo en casa

Nueva aplicación promete optimizar el tiempo que los profesores dedican a sus funciones
24 abril, 2019
Numik convoca a carreras de pedagogía a la generación de alianzas estratégicas
19 mayo, 2019

Tips para optimizar el trabajo en casa

De acuerdo al Estatuto Docente chileno, un profesor debe disponer de un 25% de su tiempo para realizar labores no lectivas, es decir, trabajar en todo aquello que se hace de manera previa o posterior a una clase, como realizar planificaciones, preparar material atractivo para los estudiantes, diseñar evaluaciones que se ajusten a los objetivos de aprendizaje y luego revisarlas y analizarlas, completar el libro de clases, preparar entrevistas y reuniones con apoderados, entre muchas otras cosas.

Seamos honestos, para la mayor parte de esas labores no alcanza ese 25% (en especial si consideramos la forma en que se distribuye ese porcentaje), así que nos acabamos llevando el trabajo a casa, lo que puede implicar una carga que puede impactar en tu vida de forma significativa de no manejarse adecuadamente. Es por esto que hemos preparado unos pequeños consejos para ayudarte a hacer frente a esta realidad.

  1. Escoge un área dedicada para el trabajo.

Uno de los vicios más comunes al trabajar en el hogar, es trabajar desde la cama o el sofá, sin embargo, esta es una estrategia muy equivocada al momento de ser productivos. Es necesario dedicar un área para el trabajo, idealmente lejos de cualquier espacio de descanso o recreación. Busca tener cierto margen de privacidad y reducir los posibles distractores.

  1. Comodidad y ergonomía.

Si bien debes estar lejos de lugares de descanso, esto no quiere decir que no debas sentirte cómodo en tu lugar de trabajo. Invierte en una buena silla y emplea el tiempo que sea necesario para conseguir un escritorio que se ajuste a tus necesidades y al espacio que estás ocupando. Recuerda que en esto la funcionalidad debe estar por encima de lo decorativo.

  1. Iluminación adecuada.

Puede ser muy eficaz ubicar tu nuevo espacio cerca de una ventana para conseguir iluminación natural durante el día, además puedes instalar lámparas de luz fría para el trabajo durante la noche. Intenta ubicarte de manera que no se generen reflejos en tu pantalla.

  1. Establece horarios de trabajo con objetivos.

Para muchas personas esto resulta muy difícil, pero no tiene por qué serlo. Busca una rutina en la que consideres tiempo diario o semanal para el trabajo no lectivo, distribuye de manera efectiva el tiempo que decidas trabajar en casa y establece prioridades. Prueba a trabajar apenas llegues a la casa, o justo antes de dormir.

  1. Recuerda por qué haces lo que haces.

A veces puede resultar fácil perder la perspectiva y con ella, la motivación necesaria para ser constante con la rutina que te diseñes. Sólo recuerda el impacto que tiene tu labor, en ese sentido, es una buena idea introducir en tu nuevo espacio de trabajo una pizarra de corcho en la que acumular buenos recuerdos de tus estudiantes.

  1. Aprovecha las herramientas que están a tu disposición.

Ponerse al día con la tecnología a veces puede ser un reto, pero no es imposible, hay una infinidad de herramientas que pueden ayudarte, no solo a optimizar tu tiempo, sino incluso a generar clases más atractivas. Muchas veces hay que ser creativos con el uso de las herramientas, Excel siempre ha sido un gran aliado en este sentido, pero también existen aplicaciones que te pueden solucionar la vida. Prueba Numik y reduce el tiempo de corrección de pruebas drásticamente. Dedica tu tiempo a enseñar y no a corregir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *